19 de mayo de 2012

TREPANACIONES CRANEANAS


El Dr. José Antonio del Busto nos explica cómo se practicaban las trepanaciones craneanas:
.
El cirujano empezaba por descarnar la herida doblando el cuero cabelludo hacia fuera, a continuación limpiaba la zona dejando a la vista el hueso magullado. Las anestesias debieron cumplir un papel importante a estas alturas, la chicha macerada o el San Pedro (potente alucinógeno), sirvieron para adormecer al paciente. La operación se tornaba delicadísima, por que cualquier desliz del cuchillo de obsidiana hacía llegar su hoja a la masa cerebral, causando un daño irreparable o tal vez la misma muerte. Pero la mano segura del cirujano esgrimía el cuchillo con pericia, logrando la penetración necesaria en la corteza osea, sin detrimento del encéfalo. Hechos los dos primeros cortes, se procedía a realizar otros dos, paralelos entre sí y perpendiculares con relación a los anteriores, a los cuales tocaban en cuatro momentos, lográndose de este modo cortar en su totalidad la parte del casquete dañado por el golpe. Posteriormente, siempre mediante el cuchillo, accionándolo a manera de palanca, se hacía saltar la capa ósea en mal estado, liberándola completamente, por lo que esa parte del cerebro quedaba al descubierto e iluminada por vez primera por el sol. Luego, siempre cuidando de evitar la infección, la herida era cerrada y suturada, el cuero cabelludo volvía a su lugar y la intervención quirúrgica quedaba concluida. En otros casos, lejos de utilizarse el sistema de los corte en el hueso, se empleó el de la perforación sucesiva al rededor de la zona afectada. Las perforaciones se intercalaban con nuevas perforaciones hasta que, cerrada y rodeada por los puntos perforantes se hacía saltar a la tapa ósea y quedaba la zona para trepanar completamente libre. El instrumental quirúrgico con el que se hacía esta operación portentosa, es posible conocerlo el día de hoy, pues “en una de las cavernas se encontró un paquete conteniendo cuchillos de obsidiana provistos de sus respectivos mangos manchados de sangre junto con una cucharilla o cureta de dientes de cachalote, roscas de algodón para proteger las heridas, paños, vendas e hilos”. Esta práctica de la trepanación en paracas es más extensa y perfecta que en cualquier otro lugar del mundo; su mérito estriba en haberse efectuado “in vivo”, esto es en hombre con vida, y no “post mortem”, en cadáver; pero la mayor gloria de la trepanación de Paracas es que el paciente sobrevivió a la operación. Consta esto por la “callosidad osea” que sólo se da con los años y nunca se forma en los muertos. Se trata de una soldadura absoluta entre las paredes de los huesos cortados o perforados y la capa de metal que, a causa de las secreciones cálcicas óseas, queda encajada, segura e inmóvil ¡maravilla de la antigüedad peruana que tuvo por autor al cirujano indio!.


La National Geographic publico un interesante articulo sobre las trepanaciones, aquí lo mas importante:
..Muchos de los cráneos más antiguos no mostró evidencia de la curación del hueso después de la operación, lo que sugiere que el procedimiento era probablemente mortal. Pero por el año 1400(aprox. Siglo V d.C.), las tasas de supervivencia se acercaba al 90 por ciento, y los niveles de infección eran muy bajos, dicen los investigadores.....

Sobre la Pregunta si los pacientes de las trepanaciones sobrevivían, podemos decir que si es posible porque al hacer el estudio histopatológico de las trepanaciones craneanas se encontró el crecimiento del periostio, confirmando científicamente la supervivencia del paciente. Es más el porcentaje de supervivencia es muy aproximado al de hoy día no del PERU sino comparado al de los países desarrollados, alrededor del 75% INCREíBLE pero cierto. El Dr. Julio C. Tello encontró 600 momias trepanadas en la cultura Paracas, haciendo pensar que era un centro de Neurocirugía.
El Dr. Esteban Roca utilizando instrumentos quirúrgicos del tiempo de los Incas efectuó una intervención quirúrgica actual asombrando al medio científico peruano. El Dr. Cabieses eminente médico peruano le puede confirmar estos hechos, ya que realiza mucha investigación acerca del antiguo Perú y plantas del PERU.Es toda una autoridad en el estudio de la Uncaria Tomentosa que es hoy reconocida mundialmente.

Aquí pueden leer la Tesis de Julio C Tello. "La antigüedad de la sífilis en el Perú"