14 de diciembre de 2010

CARACTERISTICAS DEL INICIO DE LA REPÚBLICA

SITUACIÓN ECONÓMICA

La situación económica del Perú en sus primeros años de vida independiente fue bastante precaria. Las guerras de independencia habían dejado arruinadas a las principales actividades económicas del país: agricultura y minería.

Existía ya una cuantiosa deuda externa e interna; los ingresos del Estado peruano provenían básicamente del cobro de la contribución personal indígena y del cobro de los impuestos de aduanas. El nuevo estado intensifico empréstitos de Inglaterra; dependiendo así cada vez más del capitalismo inglés. El régimen de las haciendas se regulaba por la servidumbre "Yanaconaje".

Por otro lado, el mercado interno era muy pequeño para que pudiese florecer el comercio. Muchos artesanos se quejaban de las importaciones, por lo cual solicitaban apoyo estatal. La inversión de capitales extranjeros fue bastante limitada, pues la inestabilidad política que vivía el país lo convertía en un lugar poco atractivo, inclusive para el más temerario inversionista. la moneda que circulaba era el peso.

SITUACIÓN POLÍTICA

Concluido el proceso de independencia, se planteó el problema de quiénes debían asumir la dirección de los destinos del país. La élite criolla, la llamada a tomar el control del país, no se encontraba preparada para asumir tal responsabilidad debido a la inexperiencia en asuntos de gobierno de la mayoría de sus miembros, quienes habían estado acostumbrados a depender del gobierno colonial español; asimismo nuestras élites criollas estaban muy desprestigiadas ante la población debido a su posición fidelista durante el proceso de independencia. Debido a ello casi de inmediato, quedó descartada la posibilidad que las élites criollas se hicieran cargo del gobierno. Esto provocó un peligroso vació de poder, el cual tuvo que ser cubierto por los caudillos militares que habían participado en las guerras de independencia, y que se sentían con derecho a gobernar el Perú. Es así que los militares asumen el control del país iniciándose el llamado Primer Militarismo.

Este período se caracterizó por una marcada inestabilidad política, lo cual se reflejó en las constantes guerras civiles y golpes de estado que van a protagonizar los principales caudillos militares de la época. Cabe mencionar que dichos personajes representaban los intereses de determinados sectores de la Sociedad (comerciantes, artesanos, mineros, hacendados, etc) o de determinadas regiones del país.

Los derechos de los ciudadanos estaban bastantes recortados; las mujeres ilustradas o no quedaban fuera del sistema, pues no se les reconocía capacidad para decidir en asuntos de política. De los varones, sólo los alfabetos, empleados o con oficio y con un alto sueldo, se 300 pesos, podían participar en las elecciones, lo cual era una muestra de la injusticia reinante.

Asimismo se va a producir el inicio de un largo ciclo de debates político-doctrinarios entre los llamados Liberales y los llamados Conservadores o Autoritarios. El debate en esos primeros años de vida republicana - que tuvo su punto más álgido en el primer gobierno de Agustín Gamarra - va a girar en torno al estilo de gobierno; para los liberales el Congreso debía ser el primer poder del Estado y por lo tanto debía tener mayores atribuciones y más poder que el Poder Ejecutivo, el cual estaba en manos del Presidente de la República. Para los conservadores, el planteamiento liberal estaba equivocado y debía ser el Presidente de la República quien tuviese más poder que el Congreso.

SOTUACIÓN SOCIAL

La sociedad peruana de inicios de la República era una sociedad fragmentada, en la cual los diversos grupos de los que estaba compuesta no estaban articulados en ningún tipo de proyecto nacional, y presentaban muchas diferencias de intereses entre sí. Esto provocó que fuese imposible hablar de la existencia de una conciencia nacional. Inclusive, podríamos atrevernos a señalar que eran muy pocos los elementos en común que tenían los diferentes sectores de nuestra sociedad. Inclusive, y lo que era más grave, el Perú, al iniciar su vida republicana siguió arrastrando dos taras de la época colonial y que significaban un obstáculo para cualquier intento de integración de nuestra sociedad: la esclavitud y el tributo indígena. Esto implicaba la marginación y postración de la mayoría de la población - básicamente indígena - frente a una minoría blanca que gozaba de todos los privilegios.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias me parece muy intresante y de una u otra manera ayudo mucho a terminar mi trabajo

Anónimo dijo...

Muy buena info :)

jessica dijo...

muy buena la informacion, me ayudo mucho.
gracias :)

criss dijo...

Buena la info...me ayudo mucchoo..grazias. :D

Anónimo dijo...

muy buena la información -- GRCIAS

andreana dijo...

muy buena:)

Anónimo dijo...

muy buena la info me sirvio de mucho gracias :D

Anónimo dijo...

En la redacción tengo que hacer una corrección puesto que no debe ser escrita de esa manera:
_los derechos de los ciudadanos estaban BASTANTES recortados.
Pero debo felicitar
el trabajo.

Anónimo dijo...

gracias por la info pero tiene fallas ortográficas