4 de septiembre de 2009

TEORÍA DE THOR HEYERDAHL DEL POBLAMIENTO DE AMERICA

Thor Heyerdahl fue un explorador noruego quien se hizo célebre por la expedición Kon-tiki de 1948 (el nombre de la embarcación se debía al dios solar de los Incas, Viracocha, de quien se decía que antiguamente había llevado el nombre de "Kon-Tiki").

Heyerdahl sostenía que pobladores procedentes de Sudamérica podrían haber llegado hasta la Polinesia ya en tiempos precolombinos. El propósito de Heyerdahl era demostrar la posibilidad de que el poblamiento de la Polinesia se hubiese llevado a cabo por vía marítima, desde América del Sur, en balsas idénticas a la utilizada durante la expedición y movidas únicamente por las mareas, las corrientes y la fuerza del viento, que es casi constante, en dirección este-oeste, a lo largo del Ecuador. Para alimentarse, se proveían de lo que el océano les brindaba.

La travesía comenzó el 28 de abril de 1947. Heyerdahl y otros cinco integrantes viajaron durante 101 días a lo largo de casi 7.000 km por el Océano Pacífico, hasta llegar a un arrecife en el atolón de Raroia, en las islas Tuamotu, el 7 de agosto de 1947. Toda la tripulación llegó a tierra sana y salva.

OTRAS EXPEDICIONES

En los años siguientes, Heyerdahl estuvo implicado en muchas otras expediciones y proyectos arqueológicos. Construyó los botes Ra y Ra II para demostrar que los antiguos egipcios podrían haberse comunicado con América.

Ra se puso en marcha en la primavera de 1969 en el viejo puerto fenicio de Safi, Marruecos. Pero debido a problemas con la embarcación tuvo que suspender el experimento.

El 17 de mayo de 1970 se propuso navegar desde Marruecos en el bote de papiro Ra II a través del océano Atlántico pero esta vez abía traído cuatro indios aymaras del lago Titicaca en América del Sur para construir la embarcación. Ra II cruzó el Océano Atlántico y navegaron en el aprox. 6.100 kilometros de Safi, en Marruecos a Barbados en las Antillas en 57 días. Desde entonces el experimento ha tenido éxito, los antropólogos de todo el mundo tenía que olvidar el viejo dogma de que los barcos de papiro, no podría haber traído impulsos culturales del norte de África a América Central en la época precolombina.

3 comentarios:

Francisco Yupanqui dijo...

Acabo de leer el libro "Kon Tiki" de Thor Heyerdahl(impreso en los talleres de Litográfica Tacuba México DF 30 - abr - 952)en el que se reconstruye paso a paso esta odisea que, si bien es cierto, fue realizada por seis personas, ya pertenece a la humanidad.
No cabe duda que esta epopeya de nuestros tiempos, abre nuevas posibilidades de reinterpretar nuestra historia peruana, americana y mundial, aclarando muchas dudas y posibilitando nuevos argumentos acerca de la grandeza cultural que alcanzaron los hombres americanos, mucho antes de su mal llamado "descubrimiento" por los europeos a fines del S XV. Como peruanos debemos sentirnos orgullosos porque esta expedición (condenada al fracaso por muchos especialistas escépticos) partió desde las costas peruanas y tuvo al puerto del Callao como su base de construcción de la balsa y punto de partida, con gran apoyo por parte de nuestras autoridades en aquel tiempo, siendo el Presidente José Luis Bustamante y Rivero quien proporcionó todas las facilidades para impulsar esta aventura épica.

Alonso dijo...

Esto demuestra que en efecto hubo en el pasado muchos contactos entre personas de todos los continentes. La diferencia con la conquista de América por los eurpopeos estriba en que estos pudieron volver para contar sus descubrimientos y hacer unainvasiòn sistemàtica de las nuevas tierras. En anteriores casos, los emigrantes fueron absorbidos en su nueva tierra sin posibilidad de retornar a su pais. es posible, como se cree, que Quetzalcoatl haya sido un inmigrante de otro continente, que de alguna manera dejò alguna enseñanza a los antiguos americanos, tal vez un monje perdido que fracasò en su intento por regresar.

Atte. Enrique Gómez de Mèxico

Rose Collins Guevara dijo...

En efecto la teoría que Heyerdahl sostenía era que pobladores procedentes de Sudamérica podrían haber llegado hasta la Polinesia ya en tiempos precolombinos. Lo que Heyerdahl queria era demostrar la posibilidad de que el poblamiento de la Polinesia se hubiese llevado a cabo por vía marítima, desde América del Sur, en balsas idénticas a la utilizada durante la expedición y movidas únicamente por las mareas, las corrientes y la fuerza del viento, que es casi constante, en dirección este-oeste, a lo largo del Ecuador. Para alimentarse, se proveían de lo que el océano les brindaba. (El Inkarri) Pero lo que les falto poner era que estas balsas fueron identificadas como caballitos de totora procedentes de la costa peruana.